jueves, 25 de octubre de 2007

Fue el tiempo...


Fue el tiempo…conspiró para arruinar vidas, futuros, buenos momentos...conspiró para matar…lo dejamos pasar, le permitimos cumplir meticulosamente su malvado plan, nos dejó de regalo las sobras de rencor, los recuerdos y este mal sabor…Vino, se fue, regresó para recoger los fragmentos y traicionó nuestras esperanzas, nos quedan ahora los débiles corazones abatidos por el dolor del pasado…Una y otra vez se nos fue, saboteando el destino, fracasando en intentos que fueron solo aparentes…Mala sincronización de las energías que alguna vez encendieron nuestros sedientos cuerpos…Concepto absurdo, ilusorio, falaz, pura abstracción, pero culpable de tanto, de tanto dolor…Tiempo egoísta, maldito tiempo, te encargaste de otorgarnos por filtración algunas horas que aprovechamos con temor, con minuciosidad, apenas nos empezaba a gustar y con gran crueldad te llevabas tus horas que pudieron ser infinitas, así como un gran tirano ejerce de forma absoluta su voluntad…Ni siquiera unos segundos nos dejaste por aquí en las esquinas…Unos segundos para vivir, de vez en cuando hace falta vivir…Unos segundos para morir, de vez en cuando hace falta morir…Vivir juntos, morir juntos…Asesino, aniquilando cada oportunidad, cada sueño, cada pedacito de futuro…Te tuvimos allí entre nuestras cálidas manos, te escapaste como solo tu sabes hacerlo, dando a cada cual la parte correspondiente, negando a nuestras almas la coincidencia, mutilando el “timing”, nuestro “timing”, para siempre…Irreparable destrucción…Llevas a tu paso las más horrorosas culpas y sin remordimientos continuas tu arduo caminar, dejas atrás, justo sobre nuestras espaldas, tu insoportable rastro de maldad y agonía…Con gusto desearía tu inexistencia, la absoluta desaparición de tu noción, pero no quiero quedarme aquí, mi paso con tu ayuda debe seguir...Confligen tus tareas, contradictorio quehacer, tan necesario para reparar el quebranto que tu mismo causaste en estos lugares, vital en la continuación del caminar hacia cada porvenir...Entre tanta consecuencia, infructuosa es la búsqueda de culpables, nuestro gran enemigo, el único malhechor, has sido tu…Pudo ser nuestro el tiempo, dejarnos sobrevolar la vida juntos, sincronizar algunas de las horas, encerrarnos en una capsula donde fuese nulo su nocivo efecto, pero así no fue y se nos fue...Fue el tiempo…Intruso, perpetuo traidor que en este juego se proclama ganador...

1 comentario:

Javo dijo...

A muy bueno, esta un poco mas sencillo fijate... esto me trae a la mente a Roselló jaja no c si esa era la intencion pero aaavemaria q mucho se parecen las caracteriasticas a el jaja